lunes, 30 de junio de 2008

Ecocidio permanente 2

Pan y circo. Toros y fútbol. Trabajo basura, cada vez más horas atados a la pata del ordenador. Ocio basura, cada vez más horas atados a la pata del televisor. Comida basura para los esclavos de la industria agroalimentaria. Relaciones basura en un mundo donde nadie se cuida a sí mismo ni cuida al otro. En el mundo de las prisas no hay lugar para el amor. El guión está escrito: el gran circo mediático de los grandes campeonatos es uno de los negocios más rentables para el sistema. El individuo, en un momento de crisis y contacto con la dura realidad, después de estallar la burbuja inmobiliaria (con las manos quemadas tras estar a punto de tocar la luna, mientras otros saquearon las arcas públicas y vendieron los servicios públicos, como escribió Millás) necesita identificarse con algo… y más si ése algo está trayendo la idea de éxito a sus vidas a un precio módico. En el intermedio, emitimos una reedición de Operación Triunfo o los últimos chismorreos de la prensa rosa… ¿y cuánto vale tu alma en el mercado de futuros?

La celebración de la victoria española en la Eurocopa se hace entre coches… desde días antes de la final, son muchos los que salen con el coche a pasear con banderas españolas y tocando el claxon. Una orgía colectiva difícil de digerir, imposible de entender desde el lado racional de la vida, a dos días del partido… Y cuando el árbitro pita el final de la final, multitudes salen a la calle por todo el país. Una buena parte lo hace en coche para recorrer las calles de Madrid, generando atascos insólitos a las diez y media de la noche de un domingo. La sociedad del derroche no escatima en medios… Al mismo tiempo, Madrid acoge el XIX Congreso Internacional del Petróleo (sin que los medios aludan en ningún momento al tema), que pasa perfectamente desapercibido para quienes pagan casi un euro y medio por cada litro de combustible, dejando en la urna su voto diario a favor de la destrucción del planeta, avivando el calentamiento global, legitimando las guerras por el control de los recursos... Demagogia barata antipatriota. Paradojas andantes de este milenio de la estupidez.

3 comentarios:

ada m. dijo...

Vaya joya haber encontrado este blog...hoy no tengo un día lo suficientemente positivo como para poder llevarte la contraria en tu mensaje. Me encantaría, pero no puedo. Sencillamente pienso no sólo igual que tú, sino incluso peor. Tú lo has dicho. Vivimos en un mundo con demasiadas prisas incluso para amar. Para respetarnos. A nosotros y a los demás. Y al medio ambiente. A nuestra naturaleza. Hoy es de esas noches en las que me pondría a charlar durante cinco horas seguidas...pero me pondré a escribir :)

Un bxu
ada

igor dijo...

gracias por pasear por aquí, Ada..., así, de noche y buscando palabras y conectando con estos días reflexivos.

un beso!
igor

ada m. dijo...

Gracias Igor, por tu mensaje en mi blog...me ha hecho reflexionar y por un momento he pensado que, quizás, eso de tener el corazón roto no es tan malo...que esta montaña rusa en la que vivimos (un+s más que otr+s) tiene grandes bajadas pero también grandes subidas y esos momentos extremos son apasionadamente emocionantes (también sus recorridos). Creo que mi montaña rusa es también la que ha parido mi poesía...así que...yo también creo que DICHOSOS LOS CORAZONES ROTOS!!

Me fascina tu blog. Tus textos. Dices verdades como puños. Adelante y ni un paso atrás!! (como dice JKAL)

Bxus desde una feliz infeliz,
ada